Fachadas, de Carmen Casey

190515125119.jpg

La muestra está en el CC Borges, Viamonte 525 (CABA) y se puede visitar hasta el 6 de junio.

Parte o cara visible de los muros exteriores de un edificio, de un barco o de otra cosa en relación con su situación.
Las fachadas esconden, tapan, protegen, pero siempre dejan ver resabios de aquello que guardan. La cara, la fachada más íntima, esconde nuestros sentimientos, que se escapan a través de nuestra voz o nuestros gestos; las máscaras, fachadas perfectas, son traicionadas por los ojos que las transparentan; los edificios con sus ventanas, portones y rejas, dejan translucir interiores vedados; los desfiles religiosos, militares o deportivos dejan entrever siempre los deseos íntimos de las sociedades que representan, ya sea, como es en este caso, de sociedades tan aparentemente disímiles como lo son Rusia y España.
A través de estas fotografías intervenidas (no hay collage, sólo intervención), trato de explorar las fachadas que me rodearon durante los años en que viví en estos dos países y que protegen aquello considerado íntimo o vulnerable. Ya sea a través de las incomprensibles fachadas de edificios moscovitas o de San Petersburgo, con sus puertas bloqueadas que caen al vacío, tuberías en desuso, escaleras sin destino fijo, fachadas inescrutables con resabios de un suprematismo que dejó sus huellas pero jamás alcanzó a enraizarse. Como así también las despersonalizadas imágenes del ejército ruso, una suerte de ballet macabro cuyo fin es defender y blindar. También incluyo los desfiles religiosos, en donde las miradas agonizantes escondidas detrás de las capuchas de los papones sevillanos, muestran la poderosa fachada de un ejército de fieles preparados a defender y a cementar la fe.
Fachadas, después de todo, que sólo son efímeras, que inevitablemente caen. El verdadero ser permanece escondido y mira siempre a través de los ojos que jamás mienten. Inmutable.

curadora Marta Campomar