Iguana Lady, nuevo libro de La Fábrica sobre Graciela Iturbide

El libro recoge casi cinco décadas de su producción fotográfica. Desvela datos de su biografía que marcaron su forma de aproximarse a la fotografía, los amigos y maestros con los que se forma y colabora, y sus anhelos y motivaciones como fotógrafa.

Graciela Iturbide es un icono de la cultura mexicana. Una fotógrafa que construye imágenes llenas de realismo, alejadas de la magia o el surrealismo, dos términos con los que en ocasiones se han definido sus fotos, aunque ella huye de ambos conceptos.

En 1979, Iturbide realiza su primer proyecto importante, un trabajo sobre los seris, pueblo indígena del desierto de Sonora, prácticamente desaparecido por la influencia de Occidente. En esta serie, a la que pertenece Mujer ángel, una de sus imágenes más conocidas, se pone de manifiesto una de las constantes de la obra de Graciela Iturbide: su capacidad para retratar un espacio intermedio, en el que se cruzan mundos desconocidos, reales e imaginarios. Se trata de una fotografía que se asienta en la realidad pero que a la vez existe en un espacio “interregno”.

Sus imágenes, más allá de documentar la vida mexicana, proporcionan un trasfondo que se compone de diferentes historias, una mezcla de lo indígena y lo poscolonial que ella define como el “tempo mexicano”.

Iguana Lady nos muestra cómo, a raíz de la muerte de su hija, Iturbide abandona el cine para volcarse en la fotografía. El libro recoge también su formación con Manuel Álvarez Bravo, de quien aprenderá a mirar a través del objetivo, y su amistad y colaboración con el pintor Francisco Toledo. Será este precisamente quien le invite a fotografiar a las mujeres de Juchitán, en el estado de Oaxaca, que se convertirá en otra de sus series más representativas.

Iturbide también ha puesto rostro a los mexicanos residentes en la ciudad de Los Ángeles, reivindicando a toda una comunidad atrapada entre dos mundos. La juventud de Tijuana, los ritos religiosos, los oficios paganos, las ceremonias ancestrales como La Mixteca o los paisajes mexicanos son otros de los temas recurrentes de esta artista, que a través de sus series fotográficas se ha convertido en la representante más icónica de México.