Instruments for Inquiring into the Wind and the Shaking Earth de Andrea Galvani

Info

el 17 de septiembre a las 198.30 hs · 
en Revolver Buenos Aires, Dr. Luis Belaustegui 732 CABA · 

 

Instruments for Inquiring into the Wind and the Shaking Earth es tanto una proclamación al poder como a la falla del conocimiento humano; nuestro deseo de comprender, de codificar lo que es abstracto, de imponer orden a un mundo impredecible. El título fue traducido del 候风地动仪 [Houfeng Didong Yi], el nombre del primer sismógrafo inventado por el erudito y visionario matemático Zhang Heng (73-139 dC). De acuerdo con antiguos archivos chinos, en el año 138 el dispositivo detectó un terremoto a 600 kilómetros de distancia. La versión original se perdió desde entonces y su mecanismo sigue siendo un misterio.
 
Los elementos de esta muestra excavan dentro de las fronteras de lo desconocido, dando forma a un homenaje a la temporalidad de las teorías y a los intentos de transformar lo incierto en lo absoluto. Construído a través de una rigurosa investigación y desarrollado en colaboración con físicos de la UNAM, NASA, y el Imperial College of London, Instruments for Inquiring into the Wind and the Shaking Earth es concebido como un entorno experimental. Los espectadores se sumergen en una brillante nube de números navegando a través de constelaciones de vidrio soplado blanco y estructuras metálicas. Cálculos matemáticos iluminan la simetría de leyes físicas: desde el movimiento ondulante de las olas, hasta la naturaleza del tiempo; desde la generación de una tormenta eléctrica hasta la previsión de las mareas del océano; el ritmo ante el cual el cosmos se expande y la posibilidad de vida en otros planetas. 
 
La exhibición abre con Column on Varieties of Oblivion, un monumento a la labor intelectual, una columna infinita como la mitológica torre de Babel. La instalación toma la forma de una estela, uno de los más antiguos monumento usada por las más tempranas civilizaciones. Como estalagmitas, las columnas han sido creadas a través de un proceso de yuxtaposición, al reunir y apilar libros que contienen teorías que se han convertido en obsoletas, han caído en el olvido o han devenido sedimentos de teorías recientes. Cada libro representa una única y específica lectura en la historia de los descubrimientos humanos. Al mismo tiempo la información permanece herméticamente cerrada. Los libros están sellados, enterrados en el pasaje del tiempo, la mayoría de ellos escritos en idiomas que escapan a nuestro entendimiento.